Cómo saber si tu email acabará en spam o no

Para enviar un email y tener la seguridad de que no llegará al spam del destinatario, hay que tener en cuenta varios factores.

No solo afecta la reputación del remitente (y del dominio que utiliza), también afecta el contenido del email, los enlaces, la configuración del servidor de correo y otros factores que hay que analizar con detalle para evitar la pérdida del mensaje.

Hoy les presento una herramienta web que puede ayudar con el tema. Se trata de unspam.email, y su funcionamiento es muy sencillo.

Nada más abrir la página veremos una dirección de correo única, creada especialmente para nosotros. Tendremos que enviar un email a dicha dirección, y ellos se encargarán de analizar si el email que hemos enviado tiene o no lo que debe de tener para no caer nunca en spam.

En el informe generado se muestran las variables analizadas, indicando los puntos débiles y los fuertes, para que intentemos mejorar las variables adecuadas antes de enviar el correo a su destinatario.

En el ejemplo que pueden ver arriba nos indica que el dominio utilizado tiene muy poco tiempo de vida (algo típico en el mundo spam), y que a nuestro correo electrónico le falta el encabezado List-Unsubscribe. Sobre ese problema, indican:

Las quejas por spam son el factor número uno que perjudicará la capacidad de entrega de su correo electrónico. La inclusión de un mecanismo de cancelación de suscripción sencillo ayuda a prevenir de forma eficaz estas quejas de spam. Los proveedores de servicios de correo electrónico y los filtros de spam también lo ven favorablemente cuando toman decisiones sobre la bandeja de entrada.

Entre las funciones ofrecidas tenemos:

– Listas negras: comprueba si nuestro dominio o dirección IP está en la lista negra
– Accesibilidad: se asegura de que todos puedan ver y leer nuestros correos electrónicos
– Vista previa de correo electrónico: veremos cómo se ve nuestro correo electrónico en computadoras de escritorio, tabletas y dispositivos móviles
– Mapa de calor de predicción de seguimiento ocular: para saber qué zonas del correo electrónico son invisibles.

Otras funciones son:

– Marco de políticas del remitente
– Correo identificado con claves de dominio
– DMARC
– DNS inverso
– Enlaces rotos y URL cortas
– Sufijo de dominio y edad
– Lista de encabezados de cancelación de suscripción
– Mejores prácticas de cuerpo HTML

Como ven, tenemos ahora todas las herramientas para saber si nuestro email ha caído al spam por nuestra culpa o si hay otro factor que debe analizarse.

Scroll to Top